Kartoshka
Foto de la receta
Historia

La Kartoshka es un postre de origen soviético que se preparaba en restaurantes, así como también en casas y en comedores estudiantiles. Su gran popularidad se debe a que permite reciclar los restos de bizcochos y galletas rotas. En tiempos difíciles, se utilizaba incluso el pan. Aunque esta receta surgió en el siglo XX, se ha popularizado durante la época soviética y continúa siendo uno de los postres preferidos de los rusos. Hay muchísimas variantes de esta receta, ya sea a base de bizcochos, pan tostado o galletas. Aunque los puedes encontrar en cualquier cafetería, lo mejor es hacerlos en casa.

Ingredientes

4 porciones

  • 200 gr. de galletas
  • 70 gr. de mantequilla
  • 70 gr. de leche condensada
  • 100 grs de maní sin sal
  • 50 ml. del licor que más te guste Un poco de Cacao en polvo sin azúcar para espolvorear
  • Decorar al gusto: Gotas de queso crema, azúcar glas, caramelos, etc…
Preparación

Trituramos las galletas con un robot de cocina hasta conseguir que se conviertan en polvo. También puedes ayudarte de un rodillo de cocina, introduciendo las galletas en una bolsa y golpeándolas con el rodillo hasta conseguir que estén completamente pulverizadas. Derretimos la mantequilla en el microondas o baño de maría y se la añadimos a las galletas, al igual que la leche condensada, el licor y los maní. Mezclamos bien todos los ingredientes hasta que se integren y seamos capaces de formar bolas, como si fuesen croquetas. Vamos dándoles forma de croquetas y colocándolas en una fuente. Cuando terminemos con todas, las meteremos en la nevera durante 1 hora aproximadamente. Pasada esa hora, rebozamos los pastelitos con cacao en polvo. Cortamos una esquinita y vamos decorando cada Kartoshka con tres o cuatro puntitos de la decoración escogida, emulando lo que serían los brotes que a veces presentan las papas.