Huevos a la Benedictina en salsa holandesa
Foto de la receta
Historia

En una entrevista realizada en la columna "Talk of the Town" del The New Yorker en el año 1942, el año antes de su muerte,​ Lemuel Benedict, un corredor retirado de Wall Street, reclamaba en el lujoso Waldorf Hotel en el año 1894 encontrar la cura a la resaca y para ello pidió: "buttered toast, poached eggs, crisp bacon and a hooker of hollandaise" (tostada con tocino huevos escalfados y salsa holandesa). Oscar Tschirky, el maître d'hôtel y conocido como el legendario "Oscar of the Waldorf", se impresionó por la petición y pronto lo incluyó en el menú de desayuno, pero sustituyó la tostada por el Muffin inglés.

Ingredientes

3 porciones:

  • 6 huevos grandes y frescos
  • 6 panes redondos
  • 200 gramos de salmón ahumado o jamón ahumado
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 2 tazas de agua

Ingredientes para la salsa holandesa:

  • 250 gramos de mantequilla con sal
  • 2 yemas de huevo
  • ½ cucharadita de jugo de limón
  • 1 pizca de estragón
  • 1 pizca de pimienta molida
Preparación

Preparación de la salsa:

  1. Derretir en una sartén la mantequilla y dejar enfriar un poco.
  2. Colocar las yemas de huevo en una licuadora e incorporar el jugo de limón. Mezclar bien hasta que esté blanquecina.
  3. Añadir la mantequilla derretida sin dejar de procesar. Condimentar con estragón y pimienta molida.

Preparación de los huevos:

  1. Colocar a fuego suave una sartén con agua, sal y vinagre de vino blanco. No debéis dejar que hierva, así que prontamente hay que colocar cada huevo uno por uno. Romperlo delicadamente en el agua hasta que cuaje (el tiempo aproximado de cocción es de unos dos minutos). La clara debe quedar dura y la yema blanda. Cuando estén listos, escurrir el líquido con una espumadera y separar a un costado.
  2. A continuación, podéis tostar los panes (deben estar cortados por la mitad) para que toman un sabor particular.
  3. Ahora sí, para preparar el plato debéis colocar una rebanada de salmón o jamón ahumado encima de cada “muffin” (previamente untado con mantequilla). Luego ubicar un huevo en cada ejemplar y finalmente esparcir la salsa holandesa por arriba. Adornar con hojas de perejil, ciboulette o eneldo si vais a utilizar salmón.